Dani muerde la pasta

UN AÑO MÁS: ¿Y CÓMO ES ÉL? ¿Y CÓMO ESTÁ?

Hace dos días que Dani cumplió 11 años, han pasado 11 años de uno de los mejores y peores días de nuestras vidas, y cada año es diferente.

En 11 años Dani ha cambiado, como cualquier niño, el aprendizaje, las relaciones, la educación, en general todos los estímulos de su vida han hecho que vaya cambiando. ¿Cómo es? Aunque ya no tanto, sigue siendo un niño alegre en general, es cierto que empieza a entrar en una edad complicada y es bastante quejica. Le cuesta ponerse a hacer deberes o leer, y no entiende por qué tiene que aprender ciertas cosas que no va a utilizar nunca. Esto es una batalla que tenemos casi a diario.

Es el “alma de la fiesta”, en cualquier reunión de amigos o familiar, es el primero que cuando empieza la música sale a “la pista” y se pone a bailar, contagiando a todos, hasta que no queda nadie sin moverse. Puede tirarse horas y horas, y mientras todos acaban descansando agotados, él sigue moviendo su cuerpo con su propio ritmo, incansable, aunque casi siempre tengamos que acabar tomando ibuprofeno y varios días con dolor de rodilla.

Es muy observador, se da cuenta de todo, la parte positiva o no, de su hipersensibilidad auditiva es que no se le escapa nada, y esto cuando no te interesa, es un problema. Puede oír cualquier cosa, aunque no lo parezca y parezca que está alejado de ti.

Sigue manteniendo ese carisma especial con todo aquel que le conoce. A pesar de su discurso lento y a veces mal pronunciado, no tiene ninguna vergüenza de hablar con gente desconocida, y sin saber yo dar una explicación, quien le conoce acaba “enganchado”, siempre ha pasado esto, desde que era muy pequeño.

Le encanta reírse, los chistes y las personas con humor. Desde que estaba en la guardería nos decían que era sorprendente que siendo tan pequeño tuviera tanto sentido del humor, esto creo que le puede ayudar mucho en un futuro.

Es muy cabezota y si quiere algo puede ser cansino hasta la saciedad, no parará hasta que lo consiga. Esto tiene su parte buena, y su parte mala para los demás.

Pero sobre todo es sensible, es buena persona, confiado, no se le pasa nunca por la cabeza hacer mal a nadie, y le sorprende que alguien pueda hacerlo. Se preocupa por cómo te sientes, por cómo te afectan las cosas y dentro de su discurso lento y a veces mal pronunciado, tiene frases a veces que te dejan con la boca abierta.

La vuelta del verano ha sido complicada, y a nivel físico tenemos que hacer un esfuerzo enorme porque al crecer la marcha ha cambiado. El pie derecho anda de puntillas, aunque no siempre y todo el tiempo, pero hay que trabajarlo. Nos tiene bastante preocupados, porque evidentemente la forma de andar de Dani ha cambiado mucho a lo largo de estos años, y seguramente por su crecimiento no parece que sea mejor ahora que hace 7 años. Lo cual te hace pensar, y a veces, dependiendo de lo optimista o no que estés, no siempre los pensamientos son positivos.

Vamos a poner de nuevo el traje DMO para conseguir alinear su pelvis y así se corrija la postura al andar, y junto con la plantilla para evitar la pronación de su pie derecho, esperamos que haya resultados. Si no los hay, pensaremos en otra cosa.

 

Comments 2

  1. Eva

    No te preocupes x eso de q lo q aprende no le va a servir de nada. Tooooodos aon iguales y estan a las puertas d la terrible adolescencia.
    Ese precioso hijo que tienes con esos ojazos y esa sonrisa eterna ha conseguido de mi , lo q nadie consiguio jamas…. q vea peliculas de terror. Jajajajajaja. Es un luchador y un ejemplo para todos. Dale un besazo d mi parte y dile q a ver q peli m ha preparado para la proxima.
    Muac super mami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *