Los comienzos siempre son duros….lo que viene después a veces también

Después de 4 días en el hospital, me dieron el alta, pero solo a mí, Dani tenía que seguir ingresado. Los resultados de las pruebas médicas, eran positivos, y según eso parecía que se quedaría todo en un mal sueño, algo pasajero, y que en cuanto Dani volviese a casa con nosotros, todo volvería a la “normalidad”.

Entrar en casa a la vuelta del hospital sin él fue duro, ver su habitación preparada, su ropa, sus cosas sin estrenar, el moisés que seguiría vacío durante unos días más…… otro momento que en mi cabeza había soñado de otra manera y que en la realidad fue muy diferente.

Transcurrieron 11 días, de estancia en un hotel para estar más cerca de él, de visitas cada tres horas para darle el pecho, de vacíos cada vez que cruzaba la puerta de la UVI de neonatos, deseando que las 3 horas siguientes fueran 3 minutos para volver a verle.

Como comenté antes, los 4 primeros meses, fueron muy duros, Dani estaba muy irritable, aunque en las revisiones médicas todo “aparentemente” estaba normal y era consecuencia de lo que le había pasado al nacer. ¿Explicación a qué ocurrió y por qué? ninguna. Solo tenía,como explciación del ginecólogo, al que le pregunte en la revisión de los 40 días, que lo que había pasado era por que Dani había tenido una mala adaptación al medio.

Recuerdo que la irritabilidad de Dani, sobre todo en el moisés, en la maxicosi, nos llevo a llevarle a un Centro Psicológico,de Atención temprana, donde nos dieron pautas conductuales para evitar “las rabietas”. Ahora, con el tiempo, me doy cuenta de que es probable que su patrón extensor de la espalda tuviera mucho que ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *