La montaña rusa de emociones

Maria Jose Sin categoría 2 Comments

Si este blog estuviera dentro de mi cabeza y pudiera transcribirse todo lo que pienso a lo largo del día, estaría más actualizado seguro. La falta de tiempo me impide llevarlo al día, aunque esto no es lo que me gustaría porque no era mi objetivo.

Antesdeayer Dani tuvo revisión con la rehabilitadora del Hospital Niño Jesús, le vio muy bien, va avanzando y eso es lo importante. De momento no le receta las férulas nocturnas, considera que hay que ver como evoluciona y a lo mejor después del verano, en la siguiente revisión, se las pone. También comentó que es probable que necesite los Dafos más adelante, pero cuando empiece a andar. Así que ninguna novedad.

El día 26 de abril hay un curso en el hospital para fisioterapeutas de Voitja, lo dan fisios que aprenden el método directamente en Alemania y que piden a padres de niños a los que tratan en el hospital,que vayan para poder realizar los ejercicios con ellos, y evaluarlos para enseñar el método.

La ultima vez que fuimos fue de mucha utilidad ya que la persona que valoró a Dani hizo hincapié sobre la inclinación de su cabeza, algo que hasta el momento, pocos profesionales de los que habían visto a Dani habían dado importancia. A raíz de aquel curso, en el que la fisioterapeuta pautó ejercicios encaminados a corregirlo, es cierto que hemos notado mucha mejoría.

Como he comentado no hay ninguna novedad, Dani ha dado un salto importante en cuanto a su movilidad, cada vez repta menos, se pone más de rodillas, incluso de pie cuando se agarra, aunque no lo hace bien ya que lo hace con los dos pies a la vez, en vez de primero con uno y luego con otro, pero bueno imagino que es cuestión de tiempo que aprenda a hacerlo bien.

Y llegados a este punto de estabilidad y una vez pasado el «subidon» por el GRAN paso de la reptación al gateo, de nuevo los sentimientos positivos y negativos se mezclan a diario, van y vienen. Hay días que el pensamiento es positivo, y otros, que como el día, son más grises.
Entiendo y debo aceptar que estaremos subidos a esta montaña rusa durante mucho tiempo, pero la verdad es que hecho de menos cierta linealidad en mis emociones. No me gusta que una situación que debería no provocar ninguna reacción en mí, lo haga, y esto no siempre es así. Por poner un ejemplo, antesdeayer subía con Dani en el ascensor, como siempre cargada de peso con él y con las veinte mil cosas más, subía con un vecino al que Dani le dedicó una de sus sonrisa. El señor me preguntó que qué edad tenía, y lo primero que pensé antes de contestar fue «¡vaya! la pregunta maldita» y acto seguido deseé que el ascensor llegara a su destino lo antes posible, para evitar los comentarios posteriores sobre por qué no estaba en el suelo de mi mano, en vez de medio caido porque ya no podía más con tanto peso. Me imagino que todas estas cosas que se me pasan por la cabeza serán «normales» en padres que se tienen que enfrentar a diario a situaciones así por tener una casuística diferente al resto, pero la verdad es que me cuesta acostumbrarme a ello.

Comments 2

  1. VERÓNICA

    No hace falta decirte que acostumbrarse a aquello que "no es normal" ni para uno mismo es complicado, pero no es más que un vache que estáis saltando muy bien.
    Es complejo, seguro, ver como otros niños de la misma edad que Dani hacen cosas que nuestro niño no hace y debería hacer pero ese sólo es uno de los caminos que podéis ver; hasta ahora, visto desde fuera, transmmitís que nada más lejos de hacer sentir a Dani un niño con dificultades estáis haciendo que supere sus metas, sobre todo que las consiga y a mi juicio eso es mucho más de lo que le podéis dar.
    Dani será un niño "normal" y lo pongo así porque hay gente en la calle que sin ningún problema en su nacimiento y crecimiento no se ajusta para nada a lo que conocemmos con esa palabra.
    De nuevo os doy mi enhorabuena, nunca se podrá estar mas orgullosa de unos familiares.
    De lo que seguro va a poder presumir Dani cuando sea mayor es de unos padres luchadores.

  2. GLADIS

    Mª José, darte de nuevo la enhorabuena por esta maravillosa idea que has tenido! Intento seguirte y veo que la evolución de Dani cada día es más y más… me ha encantado leer que él solito se puso "en vertical" en la cuna (aunque no sea muy recomendable, como dices).
    Seguro que el pequeñín evoluciona hasta conseguir que su motricidad sea la adecuada para su edad.
    De lo que estoy segura es que este niño va a conseguir lo que se proponga!!!!!!!!!!
    Y lo de la natación… seguro que en verano como dices le apetece más… si es que es casita se está muy bien con este invierno tan largo que hemos tenido!!!!!!!
    Muak guapa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *